El Partido Popular abandonará la sede nacional de la calle Génova

Edificio de la sede del PP en la calle Génova de Madrid. | Archivo

Madrid | Pablo Casado ha anunciado que el Partido Popular va cambiar de sede nacional, dejando el edificio en la calle Génova de Madrid capital. Señala que “El PP no puede seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales”, detacando que “quiere crear un canal anónimo de denuncias con absolutas garantías, a semejanza de lo que sucede en las grandes empresas”.

Además que se niega a seguir pagando facturas de cuestiones ajenas a la actual dirección“, asegura que no va a volver a dar explicaciones por ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal”. “Las hipotecas en política no son hereditarias, no lo han sido para ningún otro partido y no deben serlo para el nuestro”, zanja Casado.

Fracaso electoral en Cataluña

Tras es fiasco en las elecciones catalanas sacando sólo tres escaños, ha encargado al Comité de Dirección nacional y autonómico un plan estratégico de recuperación” del espacio electoral en Cataluña “reforzando la estructura del partido pueblo a pueblo”, manteniendo una oferta de “estabilidad política, prosperidad económica y concordia civil” bajo el liderazgo de Alejandro Fernández. 

Agrade el trabajo del secretario general, los vicesecretarios y los portavoces del partido al servicio del PP catalán, sobre todo tras la renuncia del director de campaña.

Recuperar los votos pérdidos

“Queremos que vuelvan los que se han marchado, queremos que vengan muchos más que nunca han estado, queremos que no se vaya nadie, porque aquí se está creando el mejor futuro para España”, señala Casado. Reafirma su compromiso de ampliar la base electoral del PP en el centro político, manteniendo la “punta de compás donde ha estado siempre, pero abriendo más los brazos para albergar a más gente, vengan del proyecto político que vengan, siempre que compartan los principios y valores constitucionales y europeístas”.

Se compromete a hacer crecer al PP dando la batalla a la fractura secesionista, a la disolución socialista y a la involución populista. “Elegimos conscientemente el camino difícil, porque es el buen camino”. Añadiendo que, “En esa tarea no nos sobra nadie y a ella tenemos que saber convocar a una nueva mayoría social y electoral que pronto decidirá sumarse a nosotros. Estoy seguro de que juntos lo vamos a hacer posible”.

Sobre Ciudadanos

Pablo Casado ha dejado caer la opción de una unión con el partido de Inés Arrimadas, “Apuesta por seguir integrando a personas procedentes de otras formaciones y de representantes de la sociedad civil catalana para construir un proyecto de referencia en el centro derecha constitucionalista”.