Interior acerca de Algecíras a Zuera al etarra que asesinó al edil José María Martín Carpena

Igor Solana Matarrán en un jucio. | Archivo

Madrid | La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha dispuesto este viernes el traslado del preso de ETA condenado por asesinar al concejal del PP en Málaga José María Martín Carpena, además de al fiscal Luis Portero o al médico Antonio Muñoz Cariñanos. Jon Igor Solana Matarrán, que formó parte del comando Andalucía, será acercado de Cádiz a Zaragoza.

Según ha informado el organismo dependiente del Ministerio del Interior, este viernes se ha aprobado su progresión a segundo grado a propuesta de la junta de tratamiento del centro de Algeciras (Cádiz) para, de esta forma, posteriormente ser traslado a la prisión de Zuera (Zaragoza).

Igor Solana Matarrán ingresó en prisión el 20 de octubre de 2000 y cumple condena de 30 años por los delitos de asesinatos, atentados, homicidio, estragos y quebrantamiento de condena. Cumplirá las 3/4 partes de la condena en abril de 2023, según Prisiones, que asegura que “admite la legalidad penitenciaria y ha presentado escrito de desvinculación de la banda terrorista en el que rechaza la violencia y reconoce el dolor causado”.

Segundo traslado del preso, el primero fue de Córdoba a Algecíras

Tras solicitar en 2015 ser trasladado a la misma prisión que su pareja, otra reclusa etarra, con la que tiene un hijo, el juez de vigilancia penitenciaria acaba de autorizar ese traslado tres años después y Solana llegó a principios de agosto al centro penitenciario de Botafuegos (en Algeciras, Cádiz), la cárcel más alejada del País Vasco, para estar más cerca de su chica. Tenía todos los informes favorables y dejó la cárcel de Córdoba para ir a la de Algeciras. De los 820 kilómetros que separaban su Bilbao natal de la prisión cordobesa ha pasado a los 1.100 kilómetros que separan Algeciras del barrio bilbaíno de Atxuri, donde reside su familia. Y es que Solana, que no dudó en romper tres familias pistola en mano, tiene ahora otra familia que le reclama dentro de los barrotes. Se trata de Eider Pérez Aristizabal, condenada a 75 años de cárcel por el asesinato en Girona del ‘mosso’ Santos Santamaría, primera víctima de la policía catalana en un atentado de ETA.

El Ministerio del Interior, después de tres años de deliberación, concedió finalmente el acercamiento de la pareja, que también ha avalado el juez de vigilancia penitenciaria. Igor Solana, que en octubre cumplirá 44 años, no es un etarra cualquiera. En su día fue considerado uno de los duros de la banda, aunque su comportamiento en prisión en los últimos años ha sido bueno.

Solana fue detenido el 16 de octubre de 2000 en Sevilla después de cometer su último crimen, el del coronel Antonio Muñoz Cariñanos, piloto de aviones y médico militar. Los servicios antiterroristas ya detectaron hace años que Solana no quiso formar parte de un descabellado plan de fuga porque acababa de enterarse de que iba a ser padre. Solana había informado en el último momento de que no quería unirse a García Sertutxa en el plan de fuga por “motivos personales”. Interior le había trasladado de Granada (donde había estado con Eider) a Huelva, donde renunció a sumarse al plan.

Crítica de la AVT y Dignidad y Justicia

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha criticado estos acercamientos. “Los presos etarras vuelven a casa por Navidad gracias al Gobierno de Sánchez”, han asegurado en un comunicado en referencia al traslado de Igor Solana, Eider Pérez Aristizabal, Asier García Justo, Ismael Berasategui Escudero, Aitor Herrera Vieites y Babino Sáez Olarra.

Según la AVT, se han aprobado ya 121 traslados que corresponden a 108 etarras desde que Fernando Grande-Marlaska es ministro del Interior, de los que 33 tienen delitos de sangre.

Dignidad y Justicia ha asegurado que, una vez más, las víctimas del terrorismo son “las maltratadas”. “Pero ahora no nos golpea ETA, nos golpea el Gobierno. Un Gobierno que no ha recibido a las víctimas del terrorismo, sino cuando las necesitó para hacerse la foto, un Gobierno que prefiere reunirse con los herederos de ETA y lamentar la muerte de un etarra”, ha sentenciado