La Comandancia General de Melilla dependerá del Mando de Canarias del Ejército de Tierra

Edificio de la Comancia General de Melilla. | Ejercito de Tierra

Melilla | El Boletín Oficial del Estado publica esta semana la reorganización básica del Ejército de Tierra. Una reorganización que, tal y como recoge el propio preámbulo, se redacta con un espíritu de permanencia en el tiempo, relacionando las estructuras orgánicas existentes hasta el tercer nivel organizativo y, dentro de éstas, aquellas que están al mando de un Oficial General.

El resto de la estructura, explica, será desarrollada mediante una Instrucción de organización del Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra. El objetivo, insiste el preámbulo, es tratar de dotar de una mayor flexibilidad para adaptar la organización al cambio.Un cambio organizativo que tiene consecuencias y es que la Comandancia General de Melilla, que hasta el momento dependía de la Fuerza Terrestre, pasa a depender del Mando de Canarias del Ejército de Tierra.

Mando de Canarias

Un Mando de Canarias compuesto por un conjunto de unidades que tiene por cometido principal “prepararse para constituir, de forma rápida y eficaz, estructuras operativas terrestres para la realización de operaciones militares”.

El mismo estará constituido desde la entrada en vigor de la Orden de Defensa, es decir, desde este miércoles pasado, por el Cuartel General del Mando de Canarias, la Comandancia General de Ceuta, la Comandancia General de Melilla, la Comandancia General de Baleares, la Brigada «Canarias» XVI y las pequeñas Unidades que se determinen.

Es decir, agrupará a las Comandancias de todos los territorios extrapeninsulares. Una decisión para la preparación de la fuerza extrapeninsular motivada por las singularidades y los retos a los que se enfrentan las distintas unidades de estos territorios por su situación geográfica y sus condicionantes.

De este modo, el Ejército de Tierra ha desarrollado un proyecto de organización de la Fuerza que pretende agrupar sus unidades en función del tipo de operación prioritario para el cual han de prepararse, disponiendo así de una estructura más adecuada para responder a los riesgos y amenazas que deban afrontar. Con ello se persigue facilitar la generación de las estructuras operativas que demande el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, dirigir su preparación fundamentalmente a las misiones que se les pueda encomendar y aumentar la eficacia y la eficiencia de los recursos empleados en su preparación.

Responde además, al proceso continuo de evolución al que está sometido el Ejército de Tierra, que conlleva modificaciones en su estructura orgánica, para disponer de una organización que sea capaz de hacer frente a la evolución de los riesgos y amenazas identificados por la Estrategia de Seguridad Nacional con mayor eficacia y eficiencia y así, conseguir un empleo óptimo de los recursos puestos a disposición del Ejército de Tierra.

Detalla la orden que la Comandancia General de Melilla es un conjunto de unidades, que tienen por cometido principal prepararse para constituir, de forma rápida y eficaz, estructuras operativas.

La Comandancia General de Melilla se articula en: El Cuartel General y las pequeñas unidades de Combate, de Apoyo al Combate y Apoyo Logístico al Combate que se determinen.