La nueva LeCrim da a la Fiscalía el control de la información sobre procesos penales

Fiscalia General del Estado. | Archivo

Europa Press / Redacción Madrid / Zaragoza | Según informa el Heraldo de Aragón, el anteproyecto de ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), que otorgará la instrucción de las causas penales a los fiscales, propone también excluir a los partidos políticos y los sindicatos para ejercer la acción popular, como sucede en las causas de corrupción, para evitar la “instrumentalización del proceso”.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha avanzando que el anteproyecto de ley previsiblemente llegará al Consejo de Ministros en las próximas semanas, una vieja aspiración de los anteriores gobiernos de PSOE y PP que nunca vio la luz y que ahora el Ejecutivo de Pedro Sánchez pretende culminar.

Solo el fiscal puede informar a la opinión pública

La publicidad de las actuaciones para informar a la opinión pública corresponde a la Fiscalía que lleve a cabo la investigación y, “salvo autorización del fiscal responsable de la investigación, los órganos gubernativos y policiales no estarán autorizados para transmitir datos relativos al procedimiento en curso”.
​Se trata de un aspecto que afecta al ámbito periodístico y, por tanto, a la opinión pública y que se toma para evitar “una transmisión indiscriminada” que perturbe el derecho a la presunción de inocencia, por lo que se tratará de que “el flujo de información se limite a lo esencial desde el punto de vista del interés informativo y que se transmita de forma aséptica y objetiva”.

Actuaciones en fase de investigación

El borrador de la LeCrim da “especial atención” a la publicidad de las actuaciones en la fase de investigación por considerar que “una transmisión indiscriminada de su contenido a la opinión pública supone un grave atentado para el derecho a la presunción de inocencia”.

Por ello, introduce una serie de “garantías ajustadas a los cánones marcados por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal Constitucional”.

Así, el fiscal instructor seleccionará “los elementos que, por su interés informativo, pueden ser transmitidos a la ciudadanía” y fijará los términos en los que deben transmitirse, “asumiendo la responsabilidad derivada de los excesos o errores en que pueda incurrir en esta delicada labor”.

En cuanto a qué tipo de datos se podrán difundir a través de los medios de comunicación por su “interés informativo”, el texto no concreta y remite al detalle del articulado de la nueva LeCrim.