El Archivo Municipal expone un documento sobre el origen de la Feria

Feria de Málaga a principios del Siglo XX. | Servicios Operativos

Málaga | El Archivo Municipal exhibe un documento original del siglo XV sobre el origen de la feria en la ciudad. Además de este ejemplar, el archivo exhibe también, alrededor de una veintena de programas de mano que abarcan desde finales del XIX hasta la década de los 70 del siglo XX. La muestra podrá visitarse desde el día 16 hasta el 23 de agosto.

Origen de la Feria de Málaga

El origen de la Feria de Málaga, hay que buscarlo en el año 1487, fecha en la que se produce la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos. Apenas dos años después, en Abril de 1491, se localiza un Acuerdo del Cabildo Municipal, donde el Ayuntamiento establece celebrar una Feria anual, el día (15) de la Virgen de Agosto, para conmemorar la conquista de la ciudad.

Esta sería la primera referencia sobre la celebración de nuestras Fiestas. A lo largo de la historia los festejos tienen un carácter discontinuo e irregular y se mezclan y diluyen, en ocasiones, con otras celebraciones religiosas, como el Corpus, que durante algunos años llega a tener el valor de Feria.

Un hito clave en la Historia de nuestra Feria será el año 1887, IV Centenario de la Reconquista. Tras la intermitencia en la celebración de siglos anteriores se establece ya, definitivamente, una celebración con regularidad anual, con una duración de unas dos semanas. Pero va evolucionando con el tiempo, con reducciones y ampliaciones hasta dejarlo en diez dias y metiendo el dia 19 dentro de la feria.

En un principio, acordó el Ayuntamiento que la conmemoración de la  toma de la ciudad por los Reyes Católicos, empeñados, entonces, en la guerra de Granada, se hiciera una fiesta anual el día de Santa María de agosto o de la Asunción, asistiendo a las vísperas y misa el Corregidor, Regidores y demás oficiales públicos, interesando del Obispo que en el oficio divino se conmemorase aquel hecho dando gracias al Señor por la victoria obtenida. Además se correrían cuatro toros que tendrían la obligación de entregar los  carniceros que arrendasen las carnicerías públicas, cuya condición, prevista ya por el Ayuntamiento, la había hecho constar al conceder el abasto de las carnicerías públicas, en marzo anterior.

La Fiesta se verificó, como se acordara, el 15 de agosto de 1491 con su  procesión correspondiente, dándose una modesta colación para las autoridades en la que se gastaron 557 maravedíes.

Al año siguiente, 1492, se rectificó la fecha, que quedó fijada, ya de  modo definitivo, por un estatuto dado por el Obispo de la diócesis, en el que se establecía que, desde entonces, en adelante, perpetuamente y en todo el obispado se celebrase de modo solemne la conmemoración de la Reconquista de Málaga el 19 de agosto, día de San Luis, fecha que en el año 1487 señaló la entrega oficial de la ciudad y la entrada de los Reyes Católicos, de modo solemne en ella, habiéndose verificado el día anterior la ocupación de la Alcazaba y fortaleza y la entrega privada de la ciudad.