Los murales de Picasso de Oslo condenados al derribo

Edificio con mural de Picasso.

Agencias / Redacción Oslo (NOR) | La Dirección General de Obras Públicas (Statsbygg) ha comenzado a vaciar el interior, planea retirar los murales -dos de los cinco diseñados por el artista español para el complejo gubernamental en el que se incluye- en un mes y completará el derribo a fines de año.

Los pescadores que cubre la fachada, y La gaviota son fruto de la colaboración entre Picasso, autor del diseño, y el noruego Carl Nesjar, hechos ambos con la técnica de chorro de arena y los primeros murales monumentales ideados por el artista español.

La importancia del Bloque Y, construido en 1969, es su condición de símbolo de la creación del estado de bienestar noruego, aparte de su valor arquitectónico, sostiene  Ellen De Vibe, directora de planificación urbana de Oslo de 1998 a 2019.

Primeros murales de Pablo Picasso

Los de Oslo, de hecho, fueron los primeros murales monumentales de hormigón que realizó y a los que seguirían más tarde otros en Barcelona, Nueva York, Estocolmo, París y Jerusalén. Además de los Picasso, las paredes de los bloques afectados también contienen murales de los artistas noruegos Inger Sitter y Kai Fjell, así como del propio Nesjar, que a pesar de la potencia de la bomba tampoco sufrieron daños.

”Tiene un gran valor simbólico para la socialdemocracia y la reconstrucción de Noruega tras la II Guerra Mundial, vínculos con la ONU y la paz y es una memoria del 22 de julio”, dicen Kjersti Hembre y Hanne Sophie Claussen, portavoces del grupo, en referencia a los atentados cometidos por el ultraderechista Anders Behring Breivik.

Regalo de Picasso al pueblo noruego

Hembre y Claussen resaltan que Los pescadores fueron un regalo de Picasso al pueblo noruego para un lugar concreto, la fachada, mirando a la plaza y “visible para los peatones”, aparte de la interacción entre el Bloque Y y Høyblokka, el edificio principal.

El Gobierno apela a temas de seguridad, porque bajo el Bloque Y pasa una circunvalación y a que aplazar el derribo aumentaría un presupuesto ya disparado.

Cuando el Parlamento rechazó hace dos semanas una moción para frenar el derribo, al igual que había hecho antes un juzgado de Oslo, varios colectivos retiraron la demanda presentada por la abogada Berit Reiss-Andersen, presidenta del Comité Nobel Noruego.

El Colegio de Arquitectos de Cataluña defiende la obra

Entidades catalanas impulsaron un manifiesto en su defensa, lideradas por el Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (COAC), que tiene varios murales ideados también por Picasso y Nesjar. (En Málaga ni se mueven, eso que era málagueño, pero ni les importa).

La lucha por conservar el bloque y evitar el traslado de los murales a otro inmueble ha implicado a grupos de defensa del patrimonio y a organismos como la UNESCO, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y el museo estadounidense MoMA.

Cuando las vías parecían agotadas, la semana pasada surgió un halo de esperanza para los opositores al derribo: las familias de Nesjar y de Erling Viksjø, el arquitecto del edificio, han enviado una carta a las autoridades municipales denunciando que no se les preguntó en su día sobre si los murales podían ser reutilizados.

Manifestantes en contra del derribo de los murales de Picasso.