Teodoro Reding tiene una estatua en La Malagueta

Estatua de Teodoro Reding. | Ayto. Málaga

Málaga | Este mediodía se ha descubierto una estatua en La Malagueta a Teodoro Reding, que fue gobernador y corregidor de Málaga, además participo en la Batalla de Bailén.

Los actos comenzarón a las 11.00h con un desfile desde la Plaza de la Constitución hasta donde se úbica la estatua, en la Plaza de La Malagueta. El acto ha sido organizado por la Asociación Histórico Cultural Teodoro Reding.

Teodoro Reding, militar y gobernador de Málaga

Nacido en el cantón suizo de Schwyz, en julio de 1755. Teodoro Reding Von Biberegg comenzó su carrera militar en España en 1769, a los 14 años de edad, distinguiéndose a partir de entonces en campañas como las de Menorca (1781-1782), los Pirineos (1793-1795) o Portugal (1801), ligado siempre a la brillante trayectoria del llamado Regimiento Suizo de Reding nº 3, una de las seis unidades suizas del Ejército español.

Carrera militar

Ascendido en 1780 a Sargento Mayor, alcanzaría posteriormente los empleos de Teniente Coronel (1781), Coronel (1788), Brigadier (1793) y Mariscal de Campo (1794). Participó en la toma de Menorca en 1782 y en la guerra contra Francia de 1793 a 1794, luchando en Guipúzcoa y Navarra.

En 1802 fue destinado a Málaga, pero, en un principio quedaría de guarnición con su primer batallón en Granada por encontrarse allí la Capitanía General de la Región Militar.

Gobernador Militar de Málaga

Ostentó el mando del regimiento de su nombre desde su ascenso a coronel hasta su nombramiento como Gobernador Político Militar de Málaga en 1806, a pesar de los sucesivos ascensos a empleos superiores. Como Gobernador se preocupó por el empleo, al mismo tiempo que castigaba la vagancia. Controló el juego y la bebida, prohibió a los civiles portar armas blancas y de fuego cortas, penó las estafas en el comercio y protegió la hermandad de Viñeros. Incluso impulsó el respeto por la vía pública, la limpieza de la ciudad, la recogida de basuras y un plan para sofocar incendios.

Batalla de Bailén

La victoria de Bailén hace que Málaga reciba triunfalmente a su todavía Gobernador el 17 de septiembre y le obsequie un sable, un traje de general y un bastón de mando, junto a un caballo que conservaría hasta su muerte. El 8 de octubre se despide Teodoro Reding del Cabildo y emprende la marcha hacia Granada, dos días más tarde, para dirigirse con una división a socorrer Cataluña, ya con el empleo de Teniente General, pasando por Valencia hasta alcanzar Tarragona; allí actúa como 2º jefe del Ejército mandado por el general Vives.

Jefe del Ejercito de Cataluña

Desde noviembre de 1808 combate en tierras catalanas contra los franceses, pone en estado de defensa Tarragona tras la derrota de Molins de Rei. En enero de 1809 es nombrado General Jefe del ejército de Cataluña, al que intenta reorganizar, después de recibir refuerzos de Andalucía y Mallorca, hasta que cae derrotado en Valls (13 de enero de 1809), donde recibe cinco heridas de sable. Sin llegar a recuperarse plenamente de sus heridas, moriría el 23 de abril de 1809 en Tarragona a consecuencia del tifus.