Andalucía declara oficialmente la existencia de una plaga de insectos que afecta a los cítricos

Limones.

Redacción Huelva | La Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera de la Junta de Andalucía ha declarado oficialmente en la comunidad autónoma la existencia de una nueva plaga de insectos que ha obligado a la cuarentena del Scirtothrips aurantii Faure, un insecto sometido a regulación dentro de la Unión Europea.

La declaración se recoge en una resolución de dicha Dirección General, en la que se precisa que el pasado octubre tuvo entrada en el Laboratorio de Control Oficial Agroalimentario y Agroganadero de Huelva una muestra tomada en el marco de las prospecciones realizadas dentro del Plan Andaluz de Vigilancia Fitosanitaria en Cítricos, en la que se ha constataba la presencia del organismo Scirtothrips aurantii Faure.

Esta muestra objeto de sospecha fue remitida al Laboratorio Nacional de Referencia para la identificación de artrópodos perjudiciales y útiles, al suponer la posible primera detección de este organismo nocivo en nuestro país, la cual fue confirmada en el mes de noviembre.

Para conocer la magnitud del brote se intensificaron las prospecciones, produciéndose nuevas detecciones en explotaciones de cítricos y frutos rojos de Ayamonte, Bollullos Par del Condado, Cartaya, Gibraleón, Hinojos, Isla Cristina, Lepe, Lucena del Puerto, Punta Umbría, San Bartolomé de la Torre, San Silvestre de Guzmán y Villanueva de los Castillejos de la provincia de Huelva.

Por ello, se ha declarando como infestadas las fincas en las que se ha detectado así como una zona tampón conformada por las otras parcelas colindantes a las infestadas.

Asimismo, se han establecido las medidas fitosanitarias obligatorias para su erradicación, entre ellas tratamientos con productos autorizados realizándose como mínimo dos aplicaciones consecutivas con un intervalo de dos a tres semanas y alternando sustancias activas de modos de acción diferentes, siempre que sea posible.

El principal daño provocado por esta nueva plaga de insectos es consecuencia directa de la alimentación; los adultos y las larvas se alimentan de las células epidérmicas de las hojas jóvenes, pedúnculos y el ápice de los frutos jóvenes, provocando un plateado en la superficie de la hoja que luego adquiere una coloración marrón y una cicatriz superficial en la corteza del fruto que a menudo forma un anillo alrededor del pedúnculo.