COAG convoca protestas frente a los centros logísticos de la gran distribución

Protesta en Motril la semana pasada.

Motril (Granada) | En este sentido, COAG ha exigido al Gobierno español más recursos en los Puntos de Inspección Fronterizos (PIFs). Ya no vale mirar para otro lado. La desidia de los responsables políticos españoles y europeos está destruyendo el tejido productivo y la economía social de todo nuestro arco mediterráneo. La presión y la competencia desleal ha sido tal que, en el caso del tomate, Canarias, Alicante o Murcia han perdido ya su producción y ahora está en grave riesgo la de Almería, Granada y Málaga”, ha apuntado Andrés, responsable del sector de frutas y hortalizas de COAG.

Productores de Andalucía y la Región de Murcia lo harán en Málaga, el proximo 13 de diciembre, en una estratégica plataforma de reparto a grandes superficies.

El nuevo acto de protesta se enmarca dentro de la campaña de movilización permanente impulsada por COAG para reclamar medidas ante la crisis de precios que azota al sector de frutas y hortalizas durante toda la campaña. Tras el bloqueo del Puerto de Motril (Granada) de la pasada semana, (para denunciar la entrada fraudulenta de importaciones sin control), ahora el foco se sitúa en las cadenas de distribución. 

Los precios por debajo de los de producción

Como reflejan los datos recogidos en el Índice de Precios Origen-Destino de los alimentos (IPOD) de octubre de 2019, la campaña se inició con precios en el campo muy por debajo de los costes de producción. En el caso de la berenjena, el precio medio se sitúo en 0,23€/kg, mientras que en el lineal el consumidor pagó 1,90€/kg, un diferencial del 726%. En el caso del calabacín, mientras que el agricultor percibió 0,30€/kg, en destino alcanzó 1,55€/kg, + 417%. Limones y melocotones registraron unos diferenciales de precios campo-mesa por encima del 500%.  

El sector de frutas y hortalizas es el más relevante del campo español en términos económicos. Supone el 61% del valor de la producción vegetal, el 37% del total de la producción agraria, y genera la mitad del empleo agrario en labores de producción. Su importancia se equipara al total de la ganadería estatal. Además, España es uno de los principales países exportadores de frutas y hortalizas del mundo. Al margen de cifras absolutas, su importancia trasciende al sector agroalimentario – al que aporta un importante superávit -, ya que es de los capítulos que más aportan a las exportaciones totales españolas, con el 4,6% del total en 2018.