Consumo excluirá el aceite de oliva del etiquetado Nutriscore

Aceite de oliva en un supermercado. | Archivo

Redacción Madrid | El Ministerio de Consumo sacará al aceite de oliva de Nutriscore, el semáforo nutricional que pretende implantar en los próximos meses. En España, una vez se implante Nutriscore, antes de la exclusión oficial del aceite, los supermercados no exigirán a las productoras aceiteras este etiquetado, tal y como han acordado el Ministerio y el sector de la distribución. La adhesión a Nutriscore será, en cualquier caso, voluntaria.

Consumo responde así a las demandas del sector, que ha mostrado en los últimos meses su “rotundo rechazo” a un sistema con el que saca mala nota. El aceite de oliva estaba calificado con la letra D (poco favorable), pero España peleó para mejorar su puntuación y logró elevarla a C en 2018. No es suficiente para la interprofesional del aceite. 

Consumo reconoce que la asignación de categoría C al aceite de oliva no refleja sus beneficios nutricionales, y ya trabaja para poner en valor la calidad de este producto básico para la dieta mediterránea.

El departamento de Garzón prepara su implantación en España y maniobra para sacar el aceite de oliva del todo, de forma que no solo quede excluido aquí sino en el resto de países con Nutriscore. 

Desde Consumo aseguran que la entrada de nuestro país en el sistema de Nutriscore será clave para defender los intereses de la industria. “El ministro siempre ha defendido que el sistema era el mejor posible, pero que aun así era imperfecto”, subrayan.

Según indican desde Consumo que es muy probable que sea obligatorio en el futuro, por lo que consideran imprescindible agilizar los trámites de la exclusión del aceite de oliva ahora para que no genere un impacto negativo en la industria española en el futuro.