Carmelo Urbano campeón de España Sub-23

Carmelo Urbano entrando en la línea de meta. | RFEC

Lorca (Murcia) | Carmelo Urbano ha conseguido el oro en el Campeonato Nacional de carretera. Siendo su segunda medalla censecutiva en dos participaciones para un corredor que hasta hace poco realizaba mountain bike y el triatlón. Con un recorrido de 157,8 km entre Archena y Lorca,  

La prueba comenzó con ritmo trepidante, con multitud de ataques que han terminado fraguando en la formación de un grupo de 30 ciclistas transcurrida la primera hora de carrera. Con la mayoría de selecciones representadas en el pelotón ha dado por bueno el corte y a través de un terreno quebrado los escapados han incrementado su ventaja con velocidad hasta los cuatro minutos.

Cuando se iniciaba la ascensión al Alto de la Perdíz ha llegado desde atrás, tras remar muchos kilómetros junto a Pla, Roger Adriá que ha completado una sensacional remontada para dar vida de nuevo a su selección. La ascensión más exigente del día se ha realizado a un ritmo vivo que ha permitido seleccionar el corte de 30 y empezar a distinguir quienes serían los corredores que entrarían en la pelea por la gloria.

Arturo Grávalos, que ha corrido con una valentía elogiable, ha aprovechado las rampas del Alto de la Perdiz para marcharse en solitario y, tras el posterior descenso, llegar a cobrar un minuto de ventaja con respecto a un grupo perseguidor en el que se encontraban Adriá, Barros, Gómiz, Ibarguren, Urbano o Aramendia.

El largo tramo, propicio para un buen rodador como Grávalos, hasta la llegada a la Fuensanta ha provocado el salto de Roger Adriá, Carmelo Urbano e Ibarguren, que han decido unir sus esfuerzos para controlar al riojano, que parecía determinado al oro.

A falta de algo menos de 20 kilómetros para la conclusión, han logrado capturar a Grávalos para formar en cabeza un grupo de cuatro que se ha jugado las medallas en el Alto del Castillo de Lorca. En sus rampas, Roger Adriá lo ha probado hasta en dos ocasiones, pero tanto Urbano como Ibarguren han respondido con facilidad, mientras el riojano sufría algo más. Pero no ha sido finalmente el ascenso el tramo que ha decidido la carrera, sino el técnico descenso posterior.

Ibarguren, en dos ocasiones, y Adriá han perdido sus opciones al irse al suelo en la  bajada del Castillo y han dejado en cabeza a Grávalos y Urbano, que estaban llamados a jugarse el triunfo al sprint en la misma línea de meta hasta que el riojano, en una curva ya dentro del trazado urbano, ha perdido el control de su bicicleta. El coíno ha entrado en solitario y vencedor en línea de meta.  El combinado andaluz dirigido por Antonio Miguel Díaz ha firmado una carrera en la que los diez ciclistas han trabajado coralmente para alcanzar la victoria.