El Málaga sigue sumando

Peleando por el balón. | LaLiga

Málaga | Partido de los grandes que se ha vivido en La Rosaleda, con dos equipos luchando codo con codo por el liderato, ahora en manos del Osasuna, pero que están inmersos ambos en la pelea.

Muñiz recupera para el once a Keidi Bare y Gustavo Blanco. Por parte del Deportivo, Natxo González recupera a Domingos Duarte, que vuelve a la zaga tras cumplir su sanción y a Mosquera, tras lesión.

El partido fue muy igualado entre los dos desde los primeros minutos, estaban los dos equipos asentados marcando el territorio, uno con las ocasiones y otro con la posesión.

Los primeros minutos fueron para el Málaga, llegando con cierto peligro y el Deportivo jugando a la defensiva buscando elaborar más la jugada. Pero pasados los veinte minutos, el panorama cambio debido al cambio de juego de los coruñeses, el Málaga tuvó que jugar buscando parar más el juego.

Pese a que el partido fue un intercambio de ocasiones, peleaban por el balón y las defensas se tenian que abrir para abarcar más terreno y juntando más las lineas para coger velocidad. Así estuvierón hasta al filo del descanso, que las ocasiones fuerón más claras para el Málaga, como la que tuvo Gustavo Blanco y Dani Pacheco.

La segunda parte se vío un juego más brusco por ambos equipos, sólo hay que ver que el Málaga recibió más amarillas en esa parte. Muñiz fue el primero en mover el banquillo, en el minuto 59 cambio a Gustavo Blanco por Selevnov.

El Deportivo lo intentó con una ocasión de Fede Cartalia que se fue fuera. Natxo González aprovechó para cambiar a Mosquera por Vicente Gómez, llegando con más velocidad a portería de Munir.

En el último cuarto, hubo mucho tiempo el balón parado ya sea por los cambios, en el Deportivo cambiarón a Fede Cartalia por Pedro Sánchez y por el Málaga cambio a Dani Pacheco por Renato Santos y Harper por Iván Alejo.

Entonces se vio lo mejor del partido por la intensidad del encuentro, ya que ambos buscaban el gol hasta el último minuto, tanto el Deportivo como el Málaga. La jugada en el minuto 85, que Adrían tuvo la mejor ocasión del partido que detuvo Dani Giménez.

El Málaga consigue su tercer empate consecutivo en La Rosaleda, pero que se mantiene vivo por la parte alta en una jornada muy igualada. En la clasificación se pone en un puño la lucha con cinco equipos luchando por el ascenso con menos de cuartro puntos de diferencia entre el primero y el quinto.