La selección femenina de waterpolo se concentra en Málaga

Miki Oca, en el centro, seleccionador nacional de waterpolo. | Archivo

Málaga | Desde antes de la pandemia, las selecciones españolas de waterpolo no compiten. Ni siquiera en partidos amistosos. Es la consecuencia de la suspensión de las competiciones internacionales, aplazadas todas para 2021, y de las restricciones que sufrieron por la COVID-19 desde su vuelta a los entrenamientos a finales de mayo. Ahora, al menos, despedirán 2020 con dos concentraciones en Tenerife y Málaga y con un amistoso para las chicas de Miki Oca, que se medirán este miércoles a Grecia.

Las chicas se encuentra en Málaga y este día 29 disputarán un encuentro ante Grecia. Oca ha convocado a 17 waterpolistas, el grueso del equipo que ha ganado las últimas medallas internacionales. Ya clasificadas para Tokio, afrontan el año con ilusión y con ganas de seguir en el podio, en el que pueden ser los últimos Juegos de muchas jugadoras que llevan desde 2008 en el equipo. Curiosamente, ese año, también en Málaga, la selección logró su primera medalla en un Europeo, la plata.

El combinado nacional regresa a Andalucía después de tres años, cuando se enfrentó a Rusia (9-8) en la localidad sevillana de Dos Hermanas. El objetivo de este stage que se prolongará hasta el próximo miércoles es seguir preparando la cita olímpica con la mayor de las ilusiones, uniendo esa clave sin fallo que las ha llevado al éxito en tantas ocasiones, unir su gran talento a su enorme capacidad de trabajo.