Así son las nuevas tarifas de la luz

Redacción Madrid | El coste de la energía varía cada hora del día, por lo que la diferencia de precios de un tramo a otro puede variar a lo largo del tiempo. Dicho esto, ya se conoce el coste en euros por kWh para el día de hoy, con una notable subida respecto a lo que teníamos las semanas previas.

En OCU critican que las compañías aprovechen esta situación de incertidumbre y el cambio de tarifas para hacer negocio con una escandalosa subida de precio, que en algunos casos supera el 27%. Con subidas que rozan el 25% en comparación con la antigua discriminación horaria y en torno al 15% en las tarifas 2.0A.

No se puede hacer responsable al consumidor de que su factura de la luz es cara porque no ha planchado o puesto las lavadoras, lavajillas y secadoras en los horarios más económicos, critica FACUA, ya que estos periodos precisamente coinciden con los momentos que deberían dedicarse al descanso.

A día 1 de junio, en el momento de escribir estas líneas, el coste para cada uno de los tramos es el siguiente:

  • Coste valle: 0,11484€/kWh
  • Coste llano: 0,15289€/kWh
  • Coste punta: 0,24262€/kWh

Como vemos, la franja de coste punta es significativamente más cara que los tramos valle y llano, provocando que encender la luz en hora punta sea el doble de caro que en hora valle.

Si ayer el coste punta estaba en 0,17€/kWh, hoy pasa a estar en 0,24€/kWh. Un incremento del 41% de un día para otro en las horas que más electricidad consumimos. En comparación, con la anterior tarifa el coste medio se ubicaba en unos 0,15/kWh, pasando a ser ahora ese el punto del coste llano y considerablemente por debajo del nuevo coste punta.

Este cambio es todavía más notable si nos fijamos en el año pasado. La luz alcanzó máximos durante el pasado mes, pero el año pasado por estas fechas la hora punta estaba en unos 0,11€/kWh. Menos de la mitad de lo que ha alcanzado hoy con la llegada de la nueva factura de la luz. Es decir, con los datos de hoy pagamos en el período barato (valle) lo mismo que hace un año en el caro (punta).

La luz se encuentra en su pico más alto: qué se espera que ocurra con la nueva factura

El precio de la luz durante los meses de abril y mayo ya se encontraba en récord. Pero el hecho que de un día para otro haya habido este cambio tan notable, pese a que ya estaban altos, anticipa una subida en el nivel de precios generalizado. Una tendencia que puede cambiar en el futuro, pero donde al menos en su llegada el paso a los tres tramos ha hecho que el baremo superior esté un escalón por encima de lo que teníamos antes. Es decir, la energía saldrá más barata de madrugada y los festivos (nacionales). El coste medio será a primera hora de la mañana, los mediodías y por la noche, mientras que a plena mañana y por la tarde entre las 18.00h y las 22.00h será cuando resulte más caro.

Anteriormente los consumidores podíamos acogernos hasta a seis tarifas domésticas distintas, algunas con tarifa plana y otras con horario discriminado. Ahora todos tendremos una tarifa (2.0TD), con tres horarios y tres precios distintos.

Con la nueva factura de la luz, todos los consumidores mantendrán por defecto su potencia contratada. Sin embargo, hay un par de cambios. Con el nuevo sistema el peaje de potencia pasa de los 38,04€ por kW contratado a los 32,31€ por kW. En este punto tenemos una pequeña rebaja.

Por otro lado, ahora podremos contratar dos potencias diferenciadas, una punta durante casi todo el día (de 08.00h a 24.00h) y otra valle mucho más barata para la madrugada (00.00h a 08.00h), fines de semana y festivos. En este segundo tramo, el coste doméstico será de 1,42€ por kW contratado. Las potencias contratadas no pueden superar los 15 kW, ya que en ese caso se aplicaría el peaje 3.0 TD para industria.

El consumidor puede contratar la potencia que desee en cada uno de los horarios (punta y valle) siempre que no se superen los 15 kW y solo la podrá cambiar cada doce meses (!!!). Según la CNMC, se permitirán dos cambios de potencia gratuitos hasta el 31 de mayo de 2022, (?) excepto en el caso que estos requieran el desplazamiento de un técnico. La potencia en cada periodo es, por defecto, la que se tiene contratada actualmente.

Los hogares vulnerables se verán más afectados

El cambio de tarifa incluye también a aquellos hogares beneficiarios del bono social. Los hogares acogidos al bono social triplicaron su número y pasaron de 449.267 a 1.311.662 entre los meses de abril de 2018 y de 2020 (en plena pandemia), según datos facilitados por el Ministerio de Transición Ecológica. Durante 2021, 133.000 hogares (lo que supone aproximadamente un 10 % del total) perdieron su derecho al bono social por no renovarlo, fruto de la desinformación y la falta de accesibilidad a las gestiones administrativas.

Las nuevas tarifas concentran sus precios más caros en las franjas horarias que acumulan más tareas de cuidados. Probablemente, la invisibilización sistemática de las tareas de cuidados ha hecho que no se tengan en cuenta a la hora de diseñar la nueva factura. Esto penaliza las tareas necesarias para el sostenimiento de la vida. Además, ignorar este factor expone a las personas que realizan dichas tareas porque no se aseguran unas condiciones mínimas de habitabilidad y salubridad.

El mes de mayo ha sido el más caro

El mayo más caro de la historia ha finalizado con una subida interanual del 45,4% en el recibo de la luz del usuario medio, según el análisis de FACUA-Consumidores en Acción sobre la evolución de las tarifas semirreguladas (PVPC). Con el precio medio del kilovatio hora (kWh) del mes de mayo, el usuario medio recibirá una factura de nada menos que 82,13 euros, casi 26 euros más cara que hace un año, cuando se situó en 56,47 euros.

Se trata además de la cuarta factura más elevada a nivel histórico, tras los 88,66 euros del primer trimestre de 2012, los 87,81 euros de enero de 2017 y los 83,55 euros de septiembre de 2018. El precio del kWh se ha situado este mes en una media de 17,20 céntimos. Se trata del importe más elevado desde septiembre de 2018, cuando alcanzó los 17,58 céntimos. Este lunes, el kWh ha llegado a situarse en 20,04 céntimos.