El encarecimiento de las materias primas dispara un 61% el coste de las carreteras

MA-3200, con grietas en el asfalto. | Diputación

Redacción Madrid | El incremento del precio en las materias primas a escala internacional a provocado un efecto en cadena que se está cebando con la industria de la construcción en España. Los costes para poner en marcha nuevas infraestructuras se han disparado en todo tipo de obras, aunque especialmente en las carreteras que son ahora un 61% más caras que hace justo un año.

Un informe de la  Asociación Nacional de Constructores Independientes (ANCI) ha advertido sobre el fuerte impacto que ha tenido esta crisis internacional en el desarrollo de carreteras. Aunque también se sentirá con fuerza en el lanzamiento de aeropuertos (37%), obras ferroviarias (33%), edificios de viviendas (32%), puertos (28%) o infraestructuras hidráulicas (27%).

Detrás de este fenómeno se encuentra una amalgama de factores que han disparado algunos de los materiales básicos que se utilizan en la construcción. La madera se ha encarecido un 173% en el último año, el acero se ha incrementado un 115% y el cobre un 80%, lo que obliga a subir los costes de los proyectos en la mayor parte de las infraestructuras.

Paralelamente, el sector también está sufriendo el impacto de la crisis energética que ha disparado el coste de la luz en el mercado mayorista ibérico o de los altos precios de los carburantes que han alcanzado su punto más alto desde 2012 en las últimas semanas.

La construcción prevé que la crisis de las materias primas se prolongará en 2022

La crisis de precios de las materias primas está condicionada por una suerte de factores, como el incremento de la demanda que ha provocado el final de la pandemia, el cuello de botella del transporte marítimo internacional, el encarecimiento de la energía o las estrategias comerciales de los países productores, como China.

No es covid estupido, es la estanflación

Manuel Álvarez Opinión | Pero esto se arregla prohibiendo la libertad y listo con puñetero pasaporte covid, cercenando derechos violando la Constitución que se llenan la boca defendiendola, pero se la saltan por tú seguridad.

Mientras los precios más caros, las Administraciones no pueden asumir los costes de las infraestructuras. Se útiliza el covid como excusa ya que el miedo vende, la estanflación, eso es más complicado. Eso sólo lo entienden cuatro gatos y una piedra.

Subimos los impuestos, cercenando la libertad individual. Todo está relacionado, esto más la enorme deuda estatal hacen un cóctel explosivo.