Coca-Cola cierra la planta de Málaga trasladando su producción a Sevilla

Embotelladora de Coca-Cola. | SER Málaga

Málaga | Coca-Cola European Partners (CCEP) ha convocado este jueves al comité de empresa de la planta embotelladora en Málaga, perteneciente a la sociedad Rendelsur, para anunciarle su decisión de cerrar dicha instalación, que cuenta con una plantilla de aproximadamente 80 empleados.

Fernando Cubillo, ha explicado que las negociaciones en torno al ERE comenzarán la próxima semana y ha señalado que la posición del sindicato, que ostente la presidencia del comité de empresa es, en primer lugar, luchar por el mantenimiento de los puestos de trabajo. “Los trabajadores lo han dado todo estos años, también durante las crisis, y han hecho todo lo que se les ha pedido. Y ahora llega esta decisión”. 

La firma ha explicado que la planta de Sevilla cuenta con capacidad para producir el 25% del total del volumen vendido en el mercado español a través de sus 11 líneas, que sirven la totalidad del porfolio, y cuenta, además, con un almacén robotizado de última generación con capacidad para 100.000 pallets.

La empresa expresa su compromiso de “buscar todas las opciones posibles” para mantener el nivel de empleo en Andalucía y asegurar el mantenimiento de su capacidad industrial en esta comunidad autónoma, en un centro “puntero” como el de La Rinconada (Sevilla), que es la planta más grande de CCEP en toda Europa y en la que se han invertido alrededor de 40 millones de euros anuales.

Con ello, temen que la pesadilla vaya a más y el virus del cierre se extienda por La Coruña y Bilbao, una jugada que supondría un duro golpe al empleo industrial. Ante la noticia, la reacción de los sindicatos y la plantilla no ha tardado en llegar: responderán ante lo que consideran una “agresión” en materia laboral para la provincia.

Comienza el periodo de consulta del ERE

Así lo ha manifestado el secretario general de Industria de CCOO Málaga, Andrés Gato, quien ha considerado que la maniobra de la compañía supone un golpe al sector local. Por parte de la empresa, comienza ahora el proceso de consulta con los representantes de los trabajadores. Con ello, se constituirá una mesa de negociación de la que esperan “llegar a un acuerdo”.

La compañía tiene actualmente 4.300 empleados y cuenta con plantas en Coruña, Bilbao, Sevilla, Barcelona, Valencia y Tenerife, además de la de Málaga. En 2014 la compañía acometió ya un ERE que supuso el cierre de las fábricas de Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada (Madrid) y la salida de unos 800 trabajadores.