Intu entra en concurso de acreedores

Intu Xanadú en Madrid.

Londres (UK) | La promotora británica Intu Properties ha entrado este viernes en concurso de acreedores al no haber podido llegar un acuerdo con la banca para refinanciar su deuda y obtener liquidez, según ha informado la firma en un comunicado remitido a la Bolsa de Londres. Por otro lado ha sido exluido de cotización de la Bolsa de Londres y Johannsburgo (Sudáfrica).

Intu ha nombrado como administradores concursales a James Robert Tucker, Michael Robert Pink y David John Pike, los tres pertenecientes a la firma de servicios profesionales KPMG.

La empresa ha asegurado que la situación de las filiales no cambia, ya que los contratos de los inquilinos son con estas sociedades y no con las que entran en administración concursal. «Las empresas operadoras de centros comerciales tienen o se espera que lleguen a acuerdos de servicio con los administradores de la sociedad matriz para garantizar la continuidad de la prestación de servicio», ha subrayado Intu.

A principios de esta semana, el grupo advirtió que los centros comerciales podrían tener que cerrar si sus diversos prestamistas no aceptaban financiar la continuación de los servicios centrales del grupo. El comunicado de esta tarde dijo que los diversos centros comerciales habían alcanzado acuerdos de servicios de transición con los administradores o se esperaba que lo hicieran.

Intu ha estado en una desesperada lucha para persuadir a los prestamistas para que acuerden aplazar la deuda antes de la fecha límite de medianoche (23.00h hora española).

Los proyectos de Torremolinos y Valencia en el aire

Actualmente la compañía tiene una deuda de 4.500 millones de libras (4.977 millones de euros). Su cartera está formada por 17 centros comerciales en Reino Unido, además del 50% de Intu Xanadú, en Madrid, y los proyecto de Intu Costa del Sol, en Torremolinos y Intu Mediterrani en Valencia.

No obstante, el proyecto de macro centro comercial y de ocio Puerto Mediterráneo en el municipio valenciano de Paterna que promueve Intu junto al grupo español Eurofund Investment, en una ‘joint venture’, sigue adelante. La compañía presidida por Ian Sandford no renuncia a una iniciativa que le ha costado sudor y lágrimas mantener viva tras las discrepancias con la Generalitat Valenciana, unas diferencias que han llevado la batalla hasta el plano judicial. Es por ello que Eurofund ya baraja diferentes opciones para encarar su futuro en Valencia.

También se contempla la posibilidad de comprarle a Intu su parte del proyecto, como ya ha hecho con el centro comercial que ambas compañías desarrollan en Torremolinos. La diferencias es que, mientras el proyecto en Málaga ya cuenta con licencias y permisos y es inminente su construcción, el de Paterna se encuentra inmerso en un litigio judicial con la administración valenciana. Desde Eurofund quieren ser cautos. La decisión está en el aire.