La obra pública en Málaga en riesgo de parálisis por el encareciemiento de los materiales

Obra en Teatinos. | Archivo

Redacción Málaga | Según la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga, un sobrecoste muy importante si tenemos en cuenta que en esta actividad se trabaja por contrato y con presupuestos muy ajustados. Es un problema que afecta a todos los sectores, y especialmente a la construcción. De media, una obra completa está incrementándose entre un 12% y un 14%.

Desde el sector se avisa de que, si la situación no se reconduce, la obra pública puede quedar paralizada al no poder cumplir las empresas con los pliegos de licitación establecidos. La obra privada, la impulsada por los promotores para edificación de viviendas, puede acabar en una subida del precio para los compradores finales.

En el caso de la edificación de viviendas, Violeta Aragón, secretaria general de la Asociación de Promotores y Constructores, señala que “los constructores están teniendo grandes dificultades para ejecutar lo contratado; y no es por su culpa, sino por el efecto de una crisis internaconal más allá de cualquier tipo de riesgo de contratista. No pueden cumplir. La solución es hablar con el promotor y llegar a acuerdos para que las partes compartan la subida. En ese caso, el promotor puede tomar la decisión de repercutir esa subida de los suministros en el precio final de las viviendas”.

En eso está el sector, no ya a nivel provincial sino nacional, ya que, en teoría, sería necesario un cambio legal para reconfigurar los contratos. En la actual ley se contempla la posibilidad de que haya modificaciones presupuestarias si hay “riesgos imprevisibles” para el contratista, y lo que pretenden las asociaciones de constructores es que la situación actual se considere como tal. De no acceder la administración a esta demanda, y de continuar los precios de los suministros básicos por las nubes, las empresas pararían las obras ante la imposibilidad de cumplir con el contrato firmado. El riesgo está ahí y es real.

A esta tormenta perfecta se le añade la dificultad para encontrar personal cualificado, algo que “también repercute en los costes”, señala Aragón. Las nuevas generaciones no se han incorporado a este tipo de trabajos justo ahora que repuntan las obras y evidentemente los que sí están formados –que son escasos– están bien pagados (hechando una pechá de horas) por la simple ley de la oferta y la demanda. (O por el aumento de la demanda de la calidad).

La estanflación hace daño a la construcción

La Asociación Provincial del Constructores y Promotores maneja informes en los que las subidas de materias primas concretas son espectaculares: a fecha de junio, y con respecto al mismo mes del año anterior, el cemento ha subido el 78%, el cobre un 81,57%, la madera un 77,60%, el petróleo un 49,36% las mezclas bituminosas (asfalto) un 188,64% y la energía un 37,6%. El aluminio y el acero corrugado están, también, entre los materiales con subidas espectaculares. Empresas como Pamesa han anunciado ya que subirán los precios de los azulejos el 1 de noviembre porque a ellos también les han subido sus costes. La tensión afecta a toda la cadena.

NdE: DesdeMálaga no piensa en engañar a su audiencía (sea poca o mucha) ya que no va seguir el juego a nadie, somos independientes. No díremos que ‘hay escasez de suministros’ cuando se sabe que hay ‘estanflación’. #LaRealidad

Te puede interesar: