Los jóvenes serán los primeros en ir al paro al finalizar los ERTE

Personas en ERTE. | Archivo.

Redacción Madrid | La tasa de paro de la población joven en España se sitúa en el 25,2% durante las primeras semanas del confinamiento, registrando un incremento trimestral más de dos veces superior al que se ha dado entre la población de 30 a 64 años. Según recoge el informe ‘Juventud en riesgos: análisis de las consecuencias socioeconómicas de la Covid-19 sobre la población joven en España’. Se trata de un documento elaborado entre los meses de marzo y abril del pasado año y que se ha publicado recientemente por parte del Instituto de la Juventud (Injuve) del Ministerio de Servicios Sociales.

El informe describe que las personas jóvenes son las que han experimentado con mayor intensidad los efectos del parón económico derivado del confinamiento. Así se refleja, por ejemplo, en la caída de la tasa de actividad (que mide la proporción de personas jóvenes que tienen un empleo o lo buscan activamente) y en la caída de la tasa de empleo (la proporción de personas que están trabajando). Las tasas de paro también han aumentado en esta población y son un colectivo que centra sus trabajos en el sector no esencial.

Señala que para conocer mejor cómo afecta a los jóvenes, se debería saber el número de afectados, pero no hay esas cifras. Pero, a la vez, la protección ante los ERTE ha constituido sin duda una medida especialmente positiva para las personas jóvenes. De hecho, en abril de 2020 la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo de la población joven ha sido, por primera vez en años, superior a la del resto de la población.

Las conclusiones de este primer informe del Injuve es que hay un mayor incremento del paro y de las demandas de empleo entre la juventud. La segunda conclusión es que los ERTE son un paraguas temporal. Por lo tanto, los más fáciles de resolver una vez que finalice,si no hay opción para la empresa a seguir adelante con esta plantilla.