Aena no renovará los contratos de los arrendatarios que estén afectados por la nueva ley de alquiler

Aeropuerto de Málaga. | Archivo

Redacción Madrid |  El gestor de los aeropuertos españoles no extenderá ningún contrato afectado por la nueva ley de alquileres, aprobada el pasado 2 de octubre, que le obliga a suprimir las rentas mínimas anuales garantizadas que debían pagar sus arrendatarios entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020, durante el confinamiento. Con esta decisión, el principal afectado es Dufry, operador de sus tiendas Duty Free, según explica El Confidencial.

Esta nueva política permitirá al gestor aeroportuario amortiguar el impacto que tendrá la nueva ley, hasta 150 millones de euros. Con ello, sus cuentas se verán reducidas de 1.500 millones de euros hasta 1.350 millones de euros.

El gestor firmó un contrato con Dufry en 2019, justo antes del estallido de la pandemia, y concedió a la empresa una prórroga del contrato por una duración de cinco años más. La ampliación, finalmente, se fijó en tres años con posibilidad de alargarlo otras dos anualidades. Tras el acuerdo, el pacto al que llegaron ambas entidades vencerá en 2023 y, aunque podría ampliarse hasta 2025, la entidad no prorrogará el contrato. 

El desplome de las ventas en los locales comerciales de las superficies aeroportuarias también impactó en la cifra de negocio de Aena ya que, gran parte de los ingresos de la compañía proceden del alquiler de espacios comerciales en aeropuertos. En 2019, la empresa pública ingresó 144 millones de euros gracias a las rentas mínimas garantizadas.

En la actualidad, Aena mantiene cerca de 800 contratos con decenas operadores de moda, cadenas de restauración o empresas de Duty Free, entre otros. Los negocios de retail y restauración pagan, además de la renta mínima garantizada, un variable según el volumen de ventas efectuado. En 2019, la compañía aeroportuaria ingresó 1.252 millones de euros a través de los establecimientos comerciales.