Las peluquerías admiten que no es rentable abrir por el menor rendimiento

Peluquera cortando el pelo. | Archivo

Málaga | La Asociación de Peluquería y Belleza de Málaga y Provincia (Apebema), Mayca Campoy, ha admitido que la actividad en estos negocios durante la primera semana de trabajo, después de casi dos meses de cierre provocado por el estado de alarma derivado de la pandemia del COVID-19, no está siendo rentable.

El hecho de la limitación de movimiento dentro de la provincia, afecta a la rentabilidad, “Esta semana es muy rara porque muchos teníamos programados servicios para clientes que vienen de otros puntos de la provincia. La gente busca un servicio especial y si lo encuentras en un centro que está a 20 minutos de tu casa, coges el coche y vas pero ahora no se puede”.

Según la vicepresidenta segunda de Apebema, “cuando se escucha de que las peluquerías tienen listas de espera de tres semanas e incluso citas cogidas para todo el verano es porque no nos podemos arriesgar”.

Mayca Campoy ha añadido que las protecciones que llevan los peluqueros, en muchos casos, son protocolos que ellos han considerado, como el añadir pantallas protectoras por encima de las mascarillas. “Oficialmente sólo nos han dicho mascarilla, guantes y la distancia de seguridad de dos metros pero en salones pequeños donde tienen que trabajar dos o tres el propio gremio se ha encargado de fijar sus medidas”.

Respecto a la situación de los trabajadores de estos negocios, Mayca Campoy ha apuntado que la mayoría de compañeros siguen manteniendo a sus empleados en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), “al tener que trabajar a menos rendimiento, no es ni casi rentable así”.