Ryanair y EasyJet recortarán vuelos en invierno

Aviones de Ryanair y EasyJet. | Archivo

Madrid | La pandemia del coronavirus ha puesto contra las cuerdas a las aerolíneas, que no han dejado de tomar medidas para achicar agua y poder seguir operando pese a la escasa demanda. Ahora Ryanair ha anunciado un recorte del 40 % al calendario de vuelos programados para este invierno.

La nueva previsión supone un descenso de la frecuencia de vuelos debido al “aumento de las restricciones” impuestas por los distintos gobiernos europeos junto a la estacionalidad del negocio.

Algunos de los enclaves señalados son Bélgica, Alemania, España, Portugal y Viena (Austria). También se cerrarán durante la temporada invernal las bases de operaciones en Irlanda, en Cork (sur) y Shannon (oeste), así como la francesa de Toulouse.

Como es lógico, una caída de la demanda y una reducción del calendario de vuelos también conllevará un menor número de pasajeros. La firma low cost ya prevé que el tráfico durante el año fiscal, es decir, hasta marzo de 2021, “se reduzca a unos 38 millones de pasajeros”.

Esta previsión, de acuerdo al comunicado de Ryanair, podría ser modificada a la baja si algunos Gobiernos de la Unión Europea “continúan gestionando mal los servicios aéreos e imponen más restricciones”.

EasyJet también reducirá vuelos en invierno

El consejero delegado de Easyjet, Johan Lundgren, ha anunciado que volarán con una capacidad del 25% durante el primer trimestre de 2021, plasmando las previsiones de débil demanda en los próximos meses y el peor invierno que va a vivir la industria turística mundial.

El invierno ha obligado a reducir sus vuelos ante el desplome de la demanda, limitada por las restricciones sanitarias y el aumento de casos de coronavirus en muchos de sus mercados clave como España.

En su restructuración para afrontar la crisis, Easyjet ha eliminado tres bases en suelo británico y ha anunciado el establecimiento de otras de carácter temporal en Málaga y Faro para la próxima primavera.