La Junta modifica el contrato para que el metro sea soterrado hasta el Hospital Civil

Metro Málaga pasando por un tunel en obras.

Sevilla | El Consejo de Gobierno ha autorizado el gasto por la modificación del contrato de concesión de las líneas 1 y 2 del Metro de Málaga, a suscribir entre la Agencia de Obra Pública de la Junta y la sociedad concesionaria, despejando así el horizonte futuro para culminar la mayor infraestructura de transporte que acomete el Gobierno andaluz.

Dicha modificación, que adapta el contrato para la prolongación cien por cien soterrada de la línea 2 hasta el Hospital Civil y la futura Ciudad Sanitaria de Málaga, es fruto del acuerdo entre la Junta y el Ayuntamiento y cuenta, además, con el aval del dictamen favorable del Consejo Consultivo de Andalucía.

El contrato de concesión del Metro de Málaga, que fue suscrito el 2 de diciembre de 2004 y regula las obligaciones y derechos de la Administración tutelar de la concesión y del concesionario, fue ya objeto de dos modificaciones anteriores, en 2010 y 2014, último cambio que contó con un dictamen desfavorable del Consejo Consultivo.

Ambas modificaciones han llevado asociados también cambios de los plazos y de las dotaciones económicas para la construcción y futura explotación de los tramos pendientes de poner en servicio, que actualmente son los que se ejecutan desde El Perchel (Renfe) a Guadalmedina, así como entre Guadalmedina y Atarazanas, junto con la prolongación de la Línea 2, desde Guadalmedina y hasta el Hospital Civil, en cuya trasera se albergará el tercer hospital.

El metro irá soterrado hasta el Hospital Civil

Esta ecuación implica, de un lado, una necesidad de mayor inversión por el cambio del trazado del ramal hasta el Hospital Civil, por su conversión en cien por cien subterráneo, estimada en una inversión adicional de 94,12 millones de euros, que ahora se autoriza.

Por otro lado, una menor aportación al concesionario por los pagos anuales a la explotación hasta el final de la concesión (2024), estimada en una disminución de 90,42 millones de euros sobre lo previsto, debido a que se ha calculado y corregido a la baja la proyección de los futuros pagos conforme a los gastos e ingresos reales del concesionario durante los seis años de explotación parcial de las líneas 1 y 2 hasta el Perchel, que han arrojado unos mayores ingresos comerciales por venta de títulos de viaje y menores gastos operativos frente a lo estimado en el anterior plan económico-financiero.

De ahí que la consecuencia o saldo final para la Administración, conforme a esta ecuación de una mayor inversión y menores gastos futuros, arroje un saldo final de sólo 3,7 millones de euros de incremento final de los compromisos de la Junta de Andalucía hacia el proyecto del Metro de Málaga, a pesar de la mayor inversión que implica la ejecución del ramal de la línea 2 hasta el Hospital Civil con un trazado íntegramente soterrado, frente a la anterior solución (un tercio soterrada y dos tercios restantes en superficie).