Málaga ‘trabaja’ para poder acoger la Copa América de Vela en 2024

Copa América. | Archivo

DMA / Redacción Málaga / Valencia | Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, ha anunciado en el Debate del Estado de la Ciudad que se celebra este martes que Málaga está trabajando para acoger la Copa América de Vela 2024

De la Torre ha anunciado que su equipo está trabajando desde octubre en este proyecto y que ya ha mantenido contactos con diferentes administraciones públicas, entre ellas con el Ejecutivo central. Ha añadido el alcalde que se esta trabajando para que la organización supusiera «muy poco para el municipio», apoyándose en patrocinadores privados que financiarían gran parte, si no todo, el coste de la misma. Es por ello que ha hablado de unos beneficios muy elevados para la ciudad.

Además, ha asegurado que durante 2022 podrían empezar a asentarse los seis equipos de vela con los que cuenta la competición, que «pueden manejar un presupuesto de hasta 120 millones de euros». A esto ha añadido que la ciudad tiene todos los requisitos para acogerla, por lo que es completamente plausible. Esto supondría que Málaga estaría «dos años en el primer plano mundial». 

Dani Pérez, portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga, ha aprovechado su última intervención para mandar un aviso al alcalde: «Tenga usted cuidado, porque en otras ciudades gobernadas por el PP ha dejado un ‘pufo’ de más de 300 millones».

A esto ha respondido el alcalde en su último turno de intervención, «sé lo que pasó en Valencia, por eso asumimos que la financiación se hará por parte de patrocinadores privados».

Valencia candidata en 2022 pero renuncía a 2024

Team New Zealand, vigente campeón de la Copa América de Vela, podría seguir los pasos del equipo suizo Alinghi, que ya eligió Valencia para organizar las ediciones de 2007 y 2010.

Las dificultades que ha encontrado la expedición neozelandesa en otras ciudades debido a las dificultades económicas para crear la infraestructura, han hecho de Valencia una ciudad candidata. La candidatura de la ciudad se retiró hace pocos días por la necesidad de pagar el canon del Team New Zealand (30 millones) y de cubrir la organización de las fases previas, lo que supondría otro montante de unos 40 millones de euros.

La falta de financiación pública ha motivado que el proyecto valenciano se tenga que retirar y renunciar a celebrar la competición. Así lo ha comunicado el Real Club Náutico de València gran impulsor del proyecto en un comunicado oficial. Un grupo empresarial habría hecho llegar una comunicación a Nueva Zelanda en la que afirman disponer del apoyo de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Sin embargo, esta noticia no ha sido confirmada en nuestro país.

La retirada de Valencia, viene acompañada de la aparición de Irlanda, cuyo ministerio de Deportes está estudiando el coste de unos 500 millones de euros que tendría el evento. “Las cifras contenidas en el informe respaldan la oferta irlandesa de manera concluyente”, dice la fuente citada por esta revista, y que serían ”150 millones de euros de costo para devolver 500 millones de euros de beneficios para Irlanda”. “El coste de 150 millones de euros se desglosa en 100 millones de euros para la renovación de los muelles para atracar los foilers de alta velocidad y otros 50 millones de euros destinados a otros gastos”.

La falta de un proyecto definido y una hoja de ruta clara en cuanto a la financiación han acabado con las posibilides de Valencia. El New Zeland, equipo denfesor de la Jarra, tiene previsto anunciar en los próximos días la sede final de la 37 America’s Cup, una lucha contra el reloj que ha jugado en contra de una todavía inmadura candidatura valenciana. Valencia era una de las finalistas junto a Cork (Irlanda) y Jeddah (Arabia Saudí), sin descartar del todo un regreso a Auckland.

Se barajó también la posibilidad de Barcelona, pero la infraestructura de Valencia y los precedentes ayudan a la imagen de la ciudad del Turia.

Suspendida la elección de la sede de 2024

El pasado septiembre, los organizadores indicaron que se extiende el período de selección de las sedes preseleccionadas que han presentado ofertas, España (Barcelona/Valencia), Cork (Irlanda) y Jeddah (Arabia Saudí), para continuar trabajando en los detalles finales y proporcionar más información requerida de sus respectivas ofertas.

ETNZ y RNZYS recibieron una carta del magnate neozelandés Mark Dunphy sobre la viabilidad de su financiación para mantener el evento en Auckland. Esta ampliación del proceso también dará al Dunphy más tiempo para responder a las preguntas que ya se le han hecho durante el mes pasado.

El Director General del ETNZ, Grant Dalton, manifestó: «El hecho fundamental es que tenemos una serie de lugares potenciales sobresalientes y todos ellos con ofertas fuertes y competitivas sobre la mesa y firmemente comprometidos a completar los acuerdos en las próximas semanas«.

La elección no puede posponerse en exceso ya que el 15 de noviembre debío desvelarse el Protocolo de la 37º Copa del América por el que se regirán los equipos competidores.

Auckland sigue estando sobre la mesa

Según el Gobierno de Nueva Zelanda, la 36ª Copa América superó el increíble coste de 774 millones de dólares neozelandeses. Un estudio de impacto para la anterior Copa América en Bermudas estimó que por cada dólar invertido, los organizadores recibieron 5 dólares a cambio.

PWC calculó el valor del evento deportivo en 115 millones de dólares para una audiencia de 51 millones de espectadores. Según un informe de Ernst & Young, la infraestructura que se crearía para la Copa costaría 100 millones de euros, y el evento costaría 50 millones de euros, para un retorno estimado de 450 millones de euros.

Según el Irish Examiner, el gobierno irlandés ha pedido más tiempo para considerar los costes y los posibles beneficios financieros de acoger la Copa.

El proceso de presentación de candidaturas para la sede de la AC37 se abrió a finales de 2020 y se cerró antes de la celebración del 36º America’s Cup Match. De las 35 candidaturas, al final han quedado 5: Valencia, Cork, Jeddah, Barcelona y Auckland.

(Los malagueños lo pagan con gusto, más cuando se debe el Ayuntamiento 400 millones, eso y la Expo que más da. Todo por poner a Málaga en el mapa).