Metro de Málaga termina los trabajos de arqueología de la Avenida Andalucía y Armengual de la Mota

Restos arquelógicos encontrados. | Metro Málaga

Redacción Málaga | Las obras de terminación del tramo Renfe-Guadalmedina del Metro de Málaga, que promueve la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, ha puesto fin al capítulo de intervenciones arqueológicas.

Estas actuaciones, que han requerido de hasta cinco resoluciones de la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio Histórico, en 2019 y 2020, han supuesto una inversión de 4,5 millones de euros para las labores de investigación, inventariado, extracción, protección, traslado, modificación de sistemas constructivos y almacenaje de los vestigios hallados en la Avenida de Andalucía y Armengual de la Mota.

Unos restos que proceden tanto del arrabal oeste de la Málaga mulsulmana, de los siglos XI a XIV, hasta elementos de la época moderna y contemporánea (SXVI a XVIII). Estos dos segmentos de muralla, ha requerido de una minuciosa operación para su preservación y sostenimiento, ya que se trata de vestigios con la catalogación de Bien de Interés Cultura (BIC), al formar parte del conjunto arqueológico del arrabal de Attabanim.

Conforme con la resolución de Cultura, del pasado 30 de julio, que determinó su protección in situ, la empresa constructora (UTE Metro-Conexión) y la dirección arqueológica acometieron, primero, un reforzamiento y limpieza de los lienzos de ambas murallas y, posteriormente, la ejecución de dos estructuras de sostenimiento para poder abordar con seguridad la excavación entre pantallas bajo dichos restos, es decir, en el tramo final del segundo nivel del túnel, que es el que intercepta ya con el inicio del túnel del tramo Guadalmedina-Atarazanas. Es en este punto concreto, precisamente, donde en breve se llevará a cabo la conexión de ambos túneles mediante la operación de “cale”, con la demolición de la pantalla transversal que ahora los separa.  
 
Con esta intervención, culminan todos los trabajos arqueológicos ocasionados por los relevantes hallazgos aflorados en los dos últimos años en la Avenida de Andalucía y Armengual de la Mota durante la ejecución del suburbano. Un proceso, además, que marca un valor diferencial con respecto a anteriores etapas en la arqueología del metro, ya que ante el alcance histórico que entrañaban algunos de estos vestigios, pese a no tener catalogación de BIC, por primer vez las resoluciones de Cultura determinaron que aquellas piezas mejor conservadas y más simbólicas fueran objeto no sólo de protección, sino también de extracción, transporte y almacenaje para su futura puesta en valor a través del proyecto de musealización previsto.  

En concreto, se trata del proceso de reforzamiento, protección y sostenimiento de las dos segmentos de muralla de cierre del Arrabal de Attabanim, hallados el pasado julio de 2020 durante la excavación de los últimos cien metros del primer nivel del túnel de este tramo, justo antes de interceptar con el inicio del túnel del tramo Guadalmedina-Atarazanas, al otro lado del cauce del Río Guadalmedina.  
 
Marifrán Carazo ha puesto en valor el riguroso trabajo y eficiente coordinación entre la Agencia de Obra Pública, responsable de las obras del suburbano, y la Delegación Territorial de Cultura, para abordar todo este proceso de intervenciones arqueológicas, con toda la labor de prospección arqueológica, estudio y diseño de las soluciones técnicas a adoptar en cada caso”. “Se han compatibilizado los trabajos para respetar el cronograma y la planificación de la obra del metro y no retrasar más su puesta en servicio”, ha añadido la consejera de Fomento.  

Por su parte, el consejero de la Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Elías Bendodo ha puesto en valor y ha agradecido el trabajo realizado por las Consejerías de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio y de Cultura y Patrimonio Histórico, “actuando de manera ágil y cumplimiento escrupulosamente la normativa” en estos trabajos arqueológicos.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia Del Pozo ha indicado que “la construcción del suburbano nos ha dado la oportunidad de conocer, estudiar y poner en valor los vestigios de unos 4.000 metros cuadrados, la mayor extensión arqueológica en la que se ha trabajado en España en los últimos meses y, en consecuencia, rescatar ocho siglos de la historia de Málaga, desde la época musulmana hasta la actualidad”.