Orange protesta ante la CNMC por los precios que impone Telefónica por el fútbol

Letras de Orange. | Archivo

Redacción Madrid | Orange ha acudido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para protestar por los precios del fútbol que le impone Telefónica. 

Orange es la única teleco que decidió pujar por los derechos junto con Telefónica, después de que Vodafone decidiera en 2018 dar un paso a un lado y dejar de participar en este mercado, por los altos costes y su complicada rentabilidad.

Orange asegura que no está conforme con el método para el abono de estos derechos a su rival. Según ha explicado Fallacher, Telefónica obliga a pagar en función del número de abonados que tenga la compañía a la televisión de pago. 

Por el momento, Telefónica se hizo como tenedora de los derechos televisivos durante tres temporadas (desde la 2019/20 hasta 2021/22) por lo que el año que viene se prevé que haya una nueva adjudicación por parte de LaLiga.

Orange alcanzó una cifra de negocio en España de 4.951 millones de euros al cierre del ejercicio 2020, lo que supone un 5,9% menos que el año anterior, según ha informado la compañía, que destaca que ha aumentado sus inversiones en el último año a pesar de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

“Orange no es Orange España”. Las palabras son del consejero delegado del grupo, Stephane Richards, durante la conferencia con analistas en París de este jueves. Era la manera en la que el grupo trataba de señalar el gran ‘problema’ en sus cuentas. El grupo va a meter la tijera, no en la valoración de los activos en España, algo que ha sido descartado por ahora, sino en los costes. En el caso español, la sombra de un nuevo ERE (ya se ejecutó uno 2016 tras la compra de Jazztel) ha sobrevolado la empresa. Se trata de una factura muy importante de su capítulo de gastos: muy por encima de los 300 millones de euros anuales. El verano pasado finalmente accedieron y recompraron los derechos a Telefónica con la fórmula regulada y supervisada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Este año, según Fallacher, buscan presionar para cambiar esa forma de calcular los costes.