Benalmádena multara a quien no limpie los orines de los perros

Perro atado en Barcelona. | La Vanguardia

Benalmádena | El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas y la concejala de Sanidad, Alicia Laddaga, han informado sobre la modificación de la ordenanza municipal reguladora de la protección, bienestar, tenencia responsable de animales y animales peligrosos, con el objetivo de minimizar el efecto de las micciones de los animales de compañía en la vía pública.

“Este cambio en la ordenanza busca concienciar al ciudadano de que tener una mascota conlleva responsabilidad y colaboración para mantener las calles limpias y evitar focos de insalubridad”, ha valorado, Víctor Navas.

“En municipios con lluvias frecuentes este problema no se produce, pero en una localidad de la Costa del Sol como Benalmádena implica que el punto en el que un animal de compañía ha miccionado permanecerá con restos de orina hasta el siguiente baldeo o limpieza”, ha matizado el alcalde.

“Prescindiendo de otras posibles alternativas, como la creación de algún impuesto o tasa especial, hemos optado por estas modificaciones en la ordenanza para que la responsabilidad de los dueños de mascotas vayan más allá de la recogida de las heces, sumando así la obligación de minimizar el impacto de las micciones con el uso de agua con jabón o vinagre, contribuyendo así a la mejora de la convivencia”, ha apuntado Navas.

El alcalde ha señalado que “esta medida se ha consensuado y está respaldada por diversos colectivos animalistas del municipio”.

En este sentido, la concejala ha recordado que ya son muchas las ciudades españolas “en las que las personas que sacan a pasear perros llevan consigo un botellín con agua con jabón o vinagre para limpiar los orines”.

“Con esta medida se persigue evitar malos olores y la degradación del espacio público y mobiliario urbano, y así conseguir una mejor salubridad en el municipio”, ha detallado la concejala de Sanidad, Alicia Laddaga.

Se han modificado dos artículos de la ordenanza. Por un lado, se recoge que las personas que paseen al animal deben evitar que micciones sobre el mobiliario urbano, edificios y vehículos, así como ir provista de botella con agua con jabón para minimizar el efecto de la orina en la vía pública. En el artículo modificado también se recoge que las personas propietarias de los animales preferentemente deberán utilizar las zonas habilitadas para perros “para la satisfacción de las necesidades fisiológicas de éstos”.

Otro artículo modificado recoge como infracción leve “la no adopción de las medidas necesarias para minimizar el efecto de las micciones de los animales en las vías públicas, en el mobiliario urbano, edificios y vehículos”. 

Laddaga ha señalado que se está trabajando en la modificación de la ordenanza fiscal para recoger la cuantía de la sanción a quién no respete esta obligación.

En Marbella existe está medida pero se dispensarón 1.000 dispensadores de bolsas, 9.000 paquetes con 135.000 bolsas y otro millar de botellas de líquidos para diluir la orina de los perros.

Alcobendas (Madrid) reparte botellas en los distritos para concienciar 

Otra ciudades de España que tienen una medida símilar es el municipio madrileño de Alcobendas, que el alcalde, Ignacio García de Vinuesa anunciaba que impulsaría el uso de botellas de plástico para diluir las micciones de las mascotas en las calles del municipio, se repartierón 2.000 botellas de plástico.

En Barcelona en el barrio de Sant Andreu también se repartierón botellas para concienciar además del vinagre blanco.

Esta medida se está implantando en ciudades como Mataró, donde ya se contemplan multas de hasta 750 euros para los dueños que no limpian los orines de sus perros. En Córdoba se ha anunciado una campaña de concienciación con multas a posteriori para que se limpien los orines con agua y vinagre para acabar también con el olor.

Mingitorios en L’ Hospitalet del Llobregat

L’Hospitalet ha instalado al lado del área de perros de la plaza de Puig i Gairalt, un espacio para las micciones de las mascotas que premia a las que hacen un buen empleo.

Se trata de un mingitorio entrenador para perros en forma de tótem autónomo, auto-limpiable, desinfectante y ecológico. El aparato tiene un dispensador automático de gominolas para las mascotas que se activa cuando el animal orina en el sitio adecuado, con la meta de crearle el hábito de hacer la micción en este espacio.