Detenidos cuatro miembros dedicado a la importación y distribución de ‘gas de la risa’

Gas de la risa. | Archivo

Redacción Marbella | Agentes de la Policía Nacional han detenido en el marco de la operación Bombona a cuatro hombres de entre 28 y 17 años por su presunta implicación en un delito contra la salud pública, consiguiendo así desarticular un grupo criminal de carácter internacional dedicado a la importación y distribución a gran escala de óxido de nitrógeno –conocido como gas de la risa- en discotecas y fiestas privadas de toda España.

La investigación, que se ha desarrollado en dos fases, tiene su origen a inicios de año, cuando agentes de la Comisaria local de Torremolinos se hacen eco de varias informaciones y sospechas que apuntan a que varios inquilinos de un residencial sito en la localidad de Benalmádena, estarían almacenando mercancía sospechosa. Tras la realización de las primeras pesquisas para la identificación de los individuos, se constató que, en noviembre del pasado año, las mismas personas habrían estado encausadas en diligencias por un delito contra la salud pública.

Los agentes especializados establecieron dispositivos para el escrutinio de las actividades realizadas por los sospechosos, pudiendo confirmar que importaban grandes cantidades de bombonas que contenían gas de la risa. Una vez que la mercancía se encontraba en la localidad malagueña, las almacenaban en un garaje de la urbanización donde residían, para posteriormente pintarlas y decorarlas con la imagen de marcas de lujo, haciéndolas así más atractivas para su posterior venta en clubes, discotecas o fiestas privadas de toda España.

La primera fase de la acción policial culminó el pasado día 29 de enero, con la detención de uno de los investigados al ser sorprendido in fraganti mientras recibía un cargamento de botellas de óxido de nitrógeno. En el registro practicado en el garaje y vivienda del detenido, fueron intervenidas 200 bombonas del gas -unos 1.600 kilogramos de óxido de nitrógeno-, 5.000 globos, 108 filtros para introducir el gas en los globos, así como 67 gramos de hachís. A su vez, en gestiones posteriores se comprobó la existencia de un almacén en Coslada (Madrid) donde el investigado contaría con varios palés de bombonas pendientes de distribución y que alcanzarían 1.200 kilogramos de peso.

Con los datos obtenidos de la primera fase y continuando la investigación, se determinó que el detenido pertenecería a un grupo criminal, que se aprovisionaría de óxido de nitrógeno -gas de la risa- de manera irregular a través de mercantiles ubicadas en Países Bajos para, posteriormente, importarlo a España. Entre los depósitos en los que almacenaban la mercancía constaría la vivienda de Benalmádena –registrada en la primera fase-, una nave del polígono Guadalhorce y una finca de alquiler de almacenes de contenedores ubicada en la localidad de San Pedro de Alcántara.

Posteriormente y con motivo de las últimas averiguaciones, en la segunda fase del operativo policial, llevado a cabo el pasado día ocho en Marbella, se procedió a la detención de otros tres varones, miembros del grupo criminal. Además se incautaron otras 211 bombonas -2.455 kilogramos- de gas de óxido de nitrógeno y 144 con válvulas de extracción del gas.

Óxido Nitroso, droga que empezó a venderse en Ibiza

Aunque ya hace años que se consume, este verano ha augmentado el número de personas que inhalan la citada sustancia. También han crecido las detenciones de vendedores ambulantes de óxido nitroso. En estos últimos años, se ha conocido por venderse en las playas de Ibiza y en las fiestas ilegales.

Esta droga produce sensación de euforia, bienestar y embriaguez. Pero las autoridades alertan de los riesgos que comporta para la salud, sobre todo si se mezcla con otras sustancias estupefacientes. Incluso si se inhala solo óxido nitroso, puede producirse una situación de falta de oxígeno en el cerebro, lo que puede comportar un desmayo e incluso un ataque cardíaco.

Es una droga muy fácil de adquirir, incluso los vendedores ambulantes de las playas comercializan con los globos de la risa.

Las dosis que se venden por la calle valen menos de cinco euros y aunque llevar la sustancia encima no es ilegal, venderla sí: supone un delito contra la salud pública. Esta circunstancia es la que dificulta la lucha policial contra esta droga.

El uso del óxido nitroso sólo debería producirse en el ámbito médico y con una prescripción facultativa. Se utiliza como anestesia ocasional en operaciones o partos, cirugía dental o cirugías de oído, nariz y garganta.