El Ayuntamiento de Benalmádena quiere darle un nuevo uso a la plaza de toros

Exterior de la Plaza de toros de Benalmádena. | Archivo

Redacción Benalmádena | El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas; y el concejal de Vías y Obras, Joaquín Villazón, han visitado esta mañana las obras de ampliación y mejora del Camino de la Fuentezuela, que en las próximas semanas afrontarán su recta final. “Estas obras tienen una inversión cercana a los 300.000 euros, y de la que ya empezamos a ver su resultado final: van a aportar una entrada amplia y digna al polideportivo de Benalmádena Pueblo, una mejora necesaria por la gran cantidad de usuarios que tiene la instalación”, ha explicado el alcalde.

Así, Navas ha detallado que actualmente se están elaborando los pliegos administrativos y técnicos para el concurso de ideas “para sacarlo a licitación en unos meses, y abrirlo a la participación de estudios de arquitectura y empresas especializadas”.

El alcalde ha estimado que el nuevo acceso al polideportivo de Benalmádena Pueblo podría estar habilitado ya para su uso en un plazo de unas cuatro semanas. “La ejecución de las obras se ha prolongado más de lo previsto porque nos hemos encontrado algún problema durante el desarrollo de los trabajos, como fue la caída de un muro anexo, que obligó a paralizarlos varias semanas hasta que pudimos estabilizar los terrenos”, ha aclarado.

“Hoy también hemos comprobado cómo se va a rematar las partes anexas a la plaza de toros, espacio que queremos rehabilitar con un nuevo uso, motivo por el cual convocaremos en breve un concurso de ideas”, ha anunciado el alcalde.

Un poco de historia de la Plaza de Toros de Benalmádena

Inaugurada el 24 de febrero de 1968. Actuaron el rejoneador Francisco Mancebo y los espadas Antonio García Gutiérrez “Utrerita” y Miguel Soler, con toros de Isaías y Tulio Vázquez. Tuvo gran actividad en los meses de verano, en especial en agosto. realizando festejos los domingos siendo la mayoria novilladas sin picadores. Destacaba en la provincia por ser una plaza que iban los turistas, a ver los festejos. Pero la falta de voluntad de los políticos -retirarón a la empresa concesionaria en 2011 hasta ahora- la dejarón abandonada a su suerte (como otras plazas) ahora se le busca otros usos que veremos si son rentables.

Me arrastra la corriente

Manuel Álvarez Opinión | Esto de darles nuevo usos a la plaza de toros, no es nuevo, la cuestión es no dar festejos ya que para eso se hicierón. Pero eso suena arcaico en los tiempos que corren, es mejor hacer otras cosas. Para que lo gestionen seguramente empresas privadas mediante cualquier gestion de cualquier servicio o vete tú a saber.

Siguen la estela o la estelada de Barcelona, que hizo un Centro Comercial que hace aguas economicamente. Pero la gente lo quiere. Hace un par de semanas el mismo partido con los mismos acompañantes (PSOE y Podemos), por capricho de la inutil de alcaldesa de Gijón, decidio de motu propio, prohibir los toros, para darle otro uso a la plaza. Pero luego da igual como se gestione la ciudad o el municipio. Sabemos que el postuero político queda bién y los bots saltan en redes sociales, defendiendo la medida a ultranza. Claro que los ultras cavernícolas somos nosotros.

Sabemos que los problemas reales, no importan pero antes de esto quiero decir que la Plaza de Benalmádena en 2011 se le retiro a la empresa concesionaria en el pleno con este argumento:

“Esta dejadez del concesionario ya provocó que la Junta de Andalucía prohibiese la celebración de cualquier espectáculo en el recinto taurino por no cumplir con las condiciones de seguridad que debe tener un recinto con un aforo de 2.900 localidades, lo que impidió el pasado verano la celebración de las tradicionales vaquillas en la feria de Benalmádena Pueblo”, ha recordado el alcalde de Benalmádena, Javier Carnero (PSOE).

El alcalde ha detallado que las bocanas se encuentran en mal estado, “y sólo garantizarían la evacuación en caso de emergencia de 600 personas, siendo el Ayuntamiento responsable subsidiario de cualquier incidente que pudiera provocarse por esta situación”. Noticia recogida en 2011.

Es mejor lavarse las manos, no arreglarlo y dejar pasar el tiempo para no hacer nada. Hasta tuvo una invasión de ratas el coso taurino. Dejadez política. ahora se aprovecha la circuntancía que es mejor darle otro uso en vez de remodelar y recuperarla para el público. Harán cualquier cosa y verán ustedes como se privatiza el recinto. Pero toros no, dinero si. Difrazado todo con aíre antitaurino.