Los padres del colegio Xarblanca se movilizan ante la falta de monitores

Padres concentrados en la entrada del colegio.

Marbella | los padres y madres del colegio Xarblanca, junto con sus hijos, se han concentrado esta mañana en la puerta del centro a modo de protesta ante la carencia de monitores para niños con necesidades especiales y que afecta al funcionamiento ordinario de la docencia.

A principios del pasado mes mandaron un comunicado a la delegada provincial de Educación de la Junta de Andalucía, Mercedes García Paine, donde daban cuenta de los hechos y reclamaban la incorporación de más personal de apoyo, sin embargo, siguen sin obtener respuesta.

Los padres han realizado esta concentración con el objetivo de retrasar unos minutos la entrada en el colegio a modo de queja y ya avisan que están contemplando realizar esta acción todos los viernes e incluso que esto pueda hacerse extensivo a otros centros educativos de la ciudad que presentan las mismas carencias.

El centro, que cuenta con aproximadamente cuarenta alumnos con necesidades especiales, dispone de un solo monitor de refuerzo además de una Pedagoga Terapéutica y una Especialista de Audición y Lenguaje que asiste cuatro días a la semana. Unos número de personal insuficiente, “nos encontramos con que no se puede cubrir a todos los niños”, lamentó la presidenta del AMPA Pico Los Monjes, Ana Carrasco, quien manifestó que entre estos niños hay tres casos que requieren una atención específica por las particularidades de sus casos. “No tienen ayuda y la que se les presta es muy básica”, lamentó la representante de los padres.

Una de las madres allí concentradas explicó que su hija, en una silla fija y con pañales, “necesita bastante ayuda” y hace hincapié en que un solo monitor de apoyo resulta insuficiente ya que la alumna cada vez que necesita “entrar o salir del patio o si quiere hacer algo tiene que esperar a que la profesora venga, como hay bastantes niños con necesidades especiales no está el tiempo que tiene que estar”.

Hace unos días, la convocatoria de una huelga de este tipo de personal hizo que una madre tuviese que ir en dos ocasiones al centro para cambiarle el pañal a su hija, “la segunda vez que vine me la tuve que llevar porque no había quien después pudiera bajarla”.

Los padres han presentado en Educación unas 400 firmas junto con un escrito en el que ponían de manifiesto la necesidad de contar en el centro con otro profesional que bajo la supervisión de la maestra dé a estos niños un apoyo a su integración, colaborando en la programación y su realización dentro de la clase y en el que solicitan más personal cualificado que ayude a dar respuesta a todas las carencias y que permita a todos nuestros hijos, disfrutar del derecho y el deber de una educación digna y de calidad”.