El Sindicato Médico denuncia la grave situación del Hospital de la Serrania

Fachada del Hospital de la Serrania. | Archivo

Ronda | El Sindicato Médico de Málaga (SMM) pone de manifiesto los graves problemas de gestión que se están viviendo en los últimos meses en el Área de Gestión Sanitaria de la Serranía y que nos han llevado a la situación crítica de la Atención Primaria y a la sucesión de hechos que han provocado al segundo cierre, en un mes, de la UCI del Hospital de Ronda.

El sindicato quiere denunciar que es absolutamente inconcebible que después de seis meses desde la declaración del Estado de Alarma, las Urgencias de Atención Primaria de la ciudad de Ronda (Centro de Salud Ronda Norte) no se hayan modificado en cuanto a su organización ni se hayan iniciado reformas urgentes con vistas a disponer de dos circuitos diferenciados de atención, uno Covid y otro para el resto de Urgencias. 

La organización actual, realizada por personal en funciones (sin nombramiento), y la gestión de toda la Primaria de la comarca desde una Subdirección de Enfermería (donde correspondería una Dirección Médica o Asistencial) han llevado a esta situación cuando las necesidades que se han generado desde el inicio de la pandemia necesitaban que se le prestara la misma o más atención que al propio hospital. Las agendas de los médicos son inasumibles desde hace semanas por el número de consultas diarias, telefónicas, presenciales, de triaje, avisos domiciliarios y demás actividad relacionada con los casos, contactos y diagnóstico de la Covid-19, que recae totalmente sobre ellos, médicos y enfermeros. 

Situación de la UCI del Hospital de la Serrania

Sobre la situación de la UCI del Hospital de Ronda, el SMM, conociendo la situación y las circunstancias que la han rodeado, quiere poner de manifiesto lo siguiente:

El cierre de la UCI el pasado viernes (y la reducción de la capacidad a la mitad de hace un mes) no son sino la consecuencia de una serie de decisiones incorrectas tomadas en los días previos desde la Dirección del Área, algunas de ellas tomadas por personas no competentes para ello y que llevó a posteriori al obligado aislamiento preventivo de muchos trabajadores.

El cierre de dicha unidad debería haberse producido 24-36 horas antes (el jueves día 10 de septiembre a primera hora en lugar del viernes 11 a mediodía) teniendo en cuenta que concurrían motivos suficientes para ello. Retrasarlo, por parte de la dirección, solo aumentaba el riesgo para pacientes y trabajadores.

Este sindicato apoya al 100% la gestión que los responsables de la UCI (jefe de Servicio y Supervisora de Enfermería) han llevado a cabo desde el inicio de la pandemia, en marzo, y conoce que la gran mayoría de los profesionales que allí trabajan también lo hacen. Por eso pedimos el máximo respeto para los que aún están aislados de forma preventiva.

El Sindicato Médico de Málaga exige también a los políticos que dejen de intoxicar con información falsa o ambigua, intentando colocarse medallas que no les corresponden y que también contribuyan a mejorar los servicios, pero desde el ámbito que les compete.